Archivo de la categoría: Sociedad

La inutilidad de algunas discusiones

A las personas nos gusta discutir, para que negarlo, el imponer tu pensamiento y razonamiento, en el caso de que lo haya, al de otra persona, da subidón, te deja el ego bien lustroso y brillante. Sigue leyendo

Anuncios

Amebas

Pues si, es mi palabra de la semana, Ameba, por que estamos rodeados de gente que pasa por la vida sin pena ni gloria, sin ganas, sin interés por cosas a parte de las que le dicen que tiene que hacer, sin sangre, como un autómata, sin plantearse nada, respira, por que su cuerpo lo hace de forma involuntaria, sino hubiera muerto de asfixia al poco de nacer. Sigue leyendo

¿Exceso de información?

Llevo ya 10 días sin casi poder moverme, la hernia es lo que tiene a veces, esto me ha llevado a pasar muchas horas leyendo en Internet twits, blogs y diarios en su versión electrónica, en busca de distraerme y estar al día de lo que me rodea e interesa.

A cierta horas del día sufro una saturación de información, las mañanas a partir de las 7 (el dolor mañanero me hace madrugar) son un bombardeo continuo de nueva información y nuevas opiniones sobre todo tipo de temas que son los destacados del día. Sigue leyendo

Corolario sobre la AMISTAD

Según la RAE, “amistad es un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”.

Aristóteles dijo que “hay tres tipos de amistad: por interés, por placer y por el bien.

De estas tres posibles opciones, la primera me parece vil, no es ni amistad ni nada, se aproxima más a manipulación para intereses propios, por el bien propio y no el ajeno, por tanto deja de ser desinteresado.

Ya entre las otras dos opciones casi se puede hacer una sola, por que lo que te da placer te hace bien y viceversa.

Sigue leyendo

Burla Monumental

Cuando se tuercen una cosa, van todas detrás.

Ayer fuimos hasta cerca de Madrid a ver un coche. Habíamos quedado con el señor a lo largo de la semana. El coche en si era un Xsara, no estaba mal, y con las prisas y las limitaciones que nos habíamos puesto en casa pues se ajustaba bastante bien.

Sigue leyendo